NEW YEAR, NEW LIFE


2016 huele a aventuras, sabe a creatividad, suena a sueños. La realidad de la mayoría de nosotros, por los tiempos que nos han tocado vivir es la falta de recursos, las limitaciones de formación y lo que conlleva, dificultad y más dificultad para lograr nuestras metas, para alcanzar nuestras aspiraciones, o al menos, llegar lo más cerca posible. Años donde la creatividad de muchos se ha dormido, pues han tenido que trabajar por necesidad o estudiar lo que más salida laboral tenga, pero han dejado de lado sus pasiones. Aunque muchos y muchas piensen que todo esto mata la creatividad, yo pienso todo lo contrario, gracias a esta falta de recursos la creatividad toma más protagonismo que nunca, pues con menos es posible llegar a más, y eso es lo que importa. Quien realmente tiene pasión por algo, lo consigue, os lo aseguro; no importan las horas, ojeras o el estrés. Lo que importa no es que llegamos a esa meta, sino el proceso para llegar a ella. El camino que andamos, avanzando y sobre todo, disfrutando como niños y creciendo como adultos. 
Os deseo un año lleno de esperanzas, de espíritu emprendedor y creativo, de fuerza, y en especial de aventuras, ya está bien de vivir de una forma cuadriculada, a veces aunque se tenga miedo, hay que arriesgar para triunfar. A por todas amigos, este, será nuestro año.
Respecto al look he elegido algo serio con un toque vintage que le dan las gafas y el abrigo. Aunque no suelo llevar casi nunca, he elegido esta maxibufanda gris que no me quito, es calentita y no pesa, aunque deja pelusas por todos lados, pero da igual, me encanta. La prenda estrella de este invierno que para mí son los cuellos vueltos y mis pantalones favoritos, rectos y un poquito saltones, de pescar ranas como me dicen muchos; así se aprecian mejor los calcetines, que desde hace años, son esenciales en mis outfits. En fin Serafín, sed felices amigos, cuanto más, mejor.