COLORI DI MARE

Mientras viajaba de Palermo a Cefalú en ese viejo tren de cercanías me imaginaba como sería este pueblo tan pequeño y encantador. Lo vi por fotos antes de ir y me pareció bastante interesante por su arte, sus costumbres, su gastronomía y sobre todo por sus bonitas vistas al mediterráneo. Fue poner un pié en sus antiguos adoquines y enamorarme de sus balcones de flores, sus puertas de colores, sus calles deterioradas y su mar azul intenso envuelto entre verdes montañas. La experiencia fue un regalo para los cinco sentidos. 
En cuanto al arte, podemos visitar uno de los templos de estilo bizantino mejor conservados, con su famoso pantocrator que seguro que reconocéis. Referente a la gastronomía, suelen combinar pasta con sabores del mar, una mezcla de aromas que me cautivó; en concreto mi plato del día fue raviolis rellenos de mero con salsa de gambas y berenjena, muy recomendables, un auténtico lujo para el paladar. No puedo olvidar mencionar sus helados, suelen ser artesanales y bastante económicos en comparación a los españoles, y sobre todo buenísimos.
Me sorprendió bastante que en esta atmósfera separada de todo el bullicio de la ciudad encontrase tiendas de moda bastante competentes en cuanto a calidad precio. Diseños que recordaban a altas firmas de moda a precios casi low-cost (digo casi, porque rondaban los ciento y pico), pero teniendo en cuenta la originalidad y calidad es un precio razonado. Me encantaron los zapatos trenzados de hombre estilo vintage que había en muchas zapaterías, mi abuelo los llevaba iguales y siempre me encantaban cuando se los veía. 

Algunas fotos de este post están publicadas en Chapelle Magazine special for men. Podéis echarle un vistazo si os apetece pinchando AQUÍ. Una revista con bastante calidad artística y muy prometedora, al menos desde mi punto de vista. 

Mi look está inspirado, como no, en la toscana italiana; con pantalón de sastre, tirantes y camisa de tejidos naturales. Si visitáis Sicilia, no podéis perderse Cefalú, es el pueblo más bonito que he visto nunca. 
Sed felices, cuanto más mejor.